Y SI PUDIERA VOLAR…¿QUÉ TAN ALTO LLEGARÍA?

Para el arquitecto francés Le Corbusier existían tres funciones elementales para una casa –entiéndase cualquier construcción habitable–. En la primera, se refiere a la casa como un proveedor elemental y refugio básico que proteja al ser humano del calor, del frío, la lluvia y distintas amenazas externas; de lo inquisitivo, de lo desconocido, como por ejemplo un ladrón. En la segunda, al espacio como receptáculo primario para la luz y el sol, y en la última hace referencia a un número necesario de espacios (“celdas” les llama) que contemplen y sostengan actividades como cocinar, trabajar y para la vida personal, concebidos por el otro. Para Le Corbusier, la arquitectura contempla un juego sabio de los volúmenes bajo la luz. Una percepción del exterior que es reflejada en la percepción de la habitabilidad interior. Esta relación entre la arquitectura y la luz, también central para Mathias Goeritz, genera las texturas emocionales de las que se compone nuestra interacción con el adentro y el afuera. Sin luz no hay vida. Desde los principios de la humanidad se han intentado iluminar – ya sea natural o artificialmente- los espacios interiores habitados por el ser humano. Desde la construcción de ojivales góticos donde era concebida la entrada máxima de luz, construidos acorde con dicho estilo, o en el caso de los ventanales renacentistas, que huían de la penumbra de las estructuras de la época.


Jerónimo Hagerman ha creado para El Eco una intervención que dialoga con la arquitectura de Goeritz, convirtiendo el lugar en un sensorium; un aparato o facultad sensorial, considerado como una unidad o un todo. La particularidad de esta denominación tiene que ver no sólo con la sensación y percepción de un entorno, sino también con la interpretación de éste. Su intervención es un espacio dentro de otro, en donde la luz se hace visible por medio de reflejos. Y también ocupa un espacio la vegetación; la cual crea un ambiente tanto para la congregación de personas, como para otros visitantes: los pájaros. Ampliando así el campo para el análisis que Hagerman a lo largo de su producción ha explorado, investigando los distintos vínculos emocionales y espaciales entre un sujeto y la naturaleza.Y SI PUDIERA VOLAR…¿QUÉ TAN ALTO LLEGARÍA?


Exposición que se estará presentando del 16 de Enero al 27 de Marzo 2016 en el Museo Experimental el Eco, James Sullivan 43 Col. San Rafael Del. Cuauhtemoc, México D.F. C.P. 06470

Fuente: http://eleco.unam.mx/eleco/exposicion/y-si-pudiera-volar-que-tan-alto-llegaria/



Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Artboard 1 copy 82 copia.png