Francisco Vázquez Murillo, Argentina, 1980.

El trabajo de Francisco en la Residencia en Kankabal consistió en una intervención en el paisaje. Mediante la construcción de una serie de piezas de hierro y concreto emplazadas en un espacio a cielo abierto de 120 m2 en las aproximaciones del sector llamado LAMAT, dentro del complejo de Kankabal.


Las piezas consisten en una base de hormigón y una varilla metálica que oscilan entre los 3 y 6 metros de altura cada una, conformando un total de 43 esculturas sobre un terreno en pendiente. Las bases de las esculturas se encuentra teñidas con pigmento de Chucum (pithecolobium albicanis), mezcla que se fabrica con la raíz de la planta y que es un legado de la cultura maya en la península de Yucatán.


En obras anteriores y en esta instalación, Francisco propone con sus piezas un dialogo posible con las fuerzas naturales, los movimientos de la tierra, el viento, la luz, la gravedad que establecen una relación continua con las piezas y buscan generar una reflexión para poner en juego tensiones entre lo móvil y lo inmóvil.




Al mismo tiempo, el acto de caminar, de observación y contemplación de la naturaleza son constantes en la obra de este artista. En esta ocasión las instalaciones dialogan con el que observa, incitando al mismo a alzar la mirada, a mirar al cielo y a establecer una nueva linea de horizonte, ahora entre la tierra y el cielo.


En paralelo a estas esculturas realizadas, el artista ha creado un imaginario propio de su estancia en Kankabal. Un gran número de dibujos, pinturas, fotografías y vídeos siguen generando interpretaciones abiertas entre el artista en relación a este nuevo contexto.



Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Artboard 1 copy 82 copia.png